Capítulo 25 Sr. Rodolfo Rizo

CAPÍTULO 25

PARA UN GRAN AMIGO, DOCTOR CARLOS MORENO FERNÁNDEZ

Saben amigos míos esta aventura de mi vida detrás de la mira, tiene algo más que mis recuerdos y vivencias, tiene una interminable lista de amigos que a lo largo de mi vida me han acompañado que resultaría injusto no mencionar alguno de sus nombres, por eso me voy a referir a todos ellos en unas líneas generales de agradecimiento.

 

En cada campo de tiro que conozco en la mayoría de los estados de la República Mexicana siempre he sido recibido de una forma extraordinaria por parte de todos mis amigos asi como si fuera yo de su familia, son personas con gran hospitalidad y no únicamente para mi sino para mi esposa e hijos, no importando que seamos chilangos nos han brindado tanta amistad que ahora que los estaba recordando que ganas me darian de hacer un recorrido por todo México agradeciendo a todos por su increíble apoyo, horas y horas de interesantes charlas, esos abrazos fraternales de gusto de volvernos a ver y esos apretones de mano tan sinceros que aún recuerdo con gran cariño de muchos y muchos amigos, desafortunadamente la mayoría de ellos ya han partido y no hay forma que puedan leer estas líneas, pero desde donde se encuentren saben que los llevo siempre en mi corazón y a pesar de los años siempre cuando me siento a descansar me llegan a la mente, gracias a todos mis amigos por todo lo que han hecho por mi y por recordarme con tanto cariño créanme que es totalmente recíproco, gracias por todas las sonrisas que me han brindado y por sus consejos que me hacían siempre mejorar.

Hay diferentes tipos de amistades, algunas de conveniencia, otras que se van creando con el paso de los años, algunas ocasionales, y otras que nacen por si solas y duran para toda la vida, este es el caso de mi intrañable y gran amigo de toda mi vida el Doctor Carlos Moreno Fernández, a quien quiero agradecerle tantas y tantas cosas buenas que ha hecho por mi, además de ser el médico de cabecera de toda mi familia, atendió a mi esposa en una operación donde no pudo estar en mejores manos, siempre dispuesto a escuchar todos nuestros padecimientos y achaques, cuando mi hija Alejandra se rompió todo el labio de manera impresionante mando a quien sabia que iba a ser un excelente trabajo para que no le quedara huella alguna de ese accidente, cuando me dió el infarto que les comente en capítulos anteriores me envió la ambulancia y estuvo al pendiente de mi salud, cuando ibamos de competencia a diversos lados siempre nos invitaba la comida o las cenas y miren que yo siempre iba con todos mis hijos.

Toda la vida hemos sido complices de este deporte al que los dos amamos y llevaremos tatuados en todo nuestro ser, el Doctor Carlos Moreno siempre ha estado dispuesto a escuchar todas mi aventuras de tiro, él para mi más que un amigo es un hermano, existe entre los dos un entrañable lazo que nos une a través de tantos y tantos años de amistad.

Hemos convivido en grandes competencias de tiro saliendo campeones, organizamos el evento más completo de distancias, con los mejores premios ya que se grababa en el momento el nombre del ganador, algo que en ningún lado se ha repetido, se dió una comida exquisita y bueno todas estas increíbles anegdotas no tardo en compartírselas en los siguientes capítulos.

Quiero que sepan que gracias al Doctor Carlos Moreno es que puedo compartirles un poquito de lo que soy y he logrado en estos años maravillosos de mi vida, gracias a el gran cariño y confianza que me tiene me permite cada mes poder estar cerca de ustedes.

Doctor este capítulo me permití dedicartelo a ti ya que quiero que sepas que estoy profundamente agradecido con Dios por quererme tanto y poner en mi camino a personas tan admirables como tu, siempre te recuerdo con esa sonrisa que me alentaba al salir de los balcones y esos aplausos que me regalaste para estimularme a ser mejor.

Rodolfo-Rizo-44

Amigos cuando tengan oportunidad no se queden con las ganas de expresar lo que sienten a las personas que aman, nunca es tarde para reconocer los sentimientos hacia las demás personas y nunca será un mal momento para agradecer a alguien por su inmensa e inigualable amistad, haganlo, de verdad no se queden con las ganas ni de decir lo que sienten, de dar un beso o un abrazo a ese alguien tan especial, de decir te amo o simplemente nunca se cansen de dar las gracias a Dios por un día mas de vida y por poder estar al lado de las personas mas importantes en sus vidas.

Facebook

300px SEMARNAT logo18 24

 

 FihLcR 400x400

 

sader 610x389

                      soy outdoor