Capítulo 23 Sr. Rodolfo Rizo Marzo 2014

Mi vida detrás de la mira
Por Rodolfo Rizo Nájera

CAPÍTULO 23

 

Amigos míos, la vida de un cazador es una larga carrera en el arte de aprender a hacer las cosas bien hechas y el rifarse la vida ante lo impredecible de la madre naturaleza.

Es desde levantarse de madrugada para ir a la caza de patos a un sitio donde hay miles de mosquitos, es estar a muy bajas temperaturas, es arriesgarse a entrar en una zona de difícil acceso, estar sentado entre el viento helado y en espera de que salgan de entre las nubes tan apreciadas aves, es una larga espera pero cuando comienzan a llegar son demasiados a la vez, hay que tomar la decisión de a cual dispararle, cual es el más grande, el más bonito, es la adrenalina de sentir el disparo y estar viendo a tan hermosas aves volando tan cerca y a la vez tan lejos, parecen inalcanzables dentro de un hermoso cielo adornado con miles de nubes donde el sol hace de las suyas para deslumbrarnos pero con un poco de buen tino y mucha suerte se logran tener entre las manos.

 

Amigos, no me dejaran mentir si el trofeo sea cual fuera es hermoso se manda disecar y estará en la casa en algún lugar especial donde cada vez que lo veamos nos vendrá a nuestra mente un hermoso e inolvidable recuerdo y tal vez hasta nos hará derramar algunas lágrimas por el trabajo que nos costó encontrarlo, el esfuerzo físico, el cansancio, las manos arañadas por las ramas secas, el arriesgar el todo por el todo con tal de no llegar a casa con las manos vacías, compartir en la mesa las piezas que se puedan rescatar de estos con las personas que más amamos que es nuestra familia.

Como tirador, que les puedo decir, es mi máxima pasión y es un amor a la camiseta del tiro a las siluetas que traeré puesta por siempre, en mis 60 años de trayectoria les puedo compartir que es una experiencia increíble, es desde elegir cual será el arma que nos acompañará a todos lados, que chaleco nos acomoda mejor, cual es la mejor posición del cuerpo para estar lo más cómodo posible, sostener el arma en la manos y tener muy presente la importancia que representa, manejarla con gran cuidado y responsabilidad, lo increíble que es poder controlar el dedo índice para jalar del gatillo cuando nuestra mente lo decida por que el ojo es tan rápido que vemos la silueta ya la queremos derribar, controlar la respiración, tener la mente en blanco es muy difícil porque a poco no cuando fallamos las primeras siluetas decimos, necesito todas las demás no me puedo dar el lujo de fallar y tenemos más presión, o cuando vamos derribando todas pensamos que queremos hacer las 10 y la mente nos traiciona y muchas veces fallamos por eso el lograr tenerla en blanco nos puede hacer derribar todas las que tengamos en frente.

Es estar parado sin ningún techo, al intemperie en muchos campos de tiro, tener encima la abejas, moscas, el no tener ni tiempo para sentarse a descansar, el muchas veces quedarse sin comer por falta de tiempo a mí me pasaba a menudo porque tenía que couchar a mis hijos Antonio y Alejandra entre los relevos y se iba el tiempo volando por que andaba de arriba abajo, luego los desempates, ese temple que se debe que tener para estar codo a codo con grandes competidores y amigos, al final ser el héroe o el perdedor, y finalmente por lo que tanto te esforzaste, el anhelado trofeo.

Cada uno de los que he ganado tiene una historia detrás, miles de aplausos y mucho sacrificio, algunos fueron obtenidos fácilmente, pero la gran mayoría me costó mucho trabajo poder cargarlo en el pódium.

Yo estoy sumamente agradecido con la vida y con Dios por haberme permitido admirar la naturaleza tan de cerca, esos paisajes montañosos increíbles, el olor de los árboles, el sonido de los pájaros, lo glorioso de ver un venado en la mira, respirar aire puro, el estar solo ante la inmensidad de la nada, en lo más alto de un cerro y estar pensando en todas las bendiciones que se me han brindado y el poder decir que soy un hombre pleno y lleno de dicha.

 

 

Amigos, no dejen atrás sus sueños, cada anhelo que tengan traten de cumplirlo a toda costa para que en su vida tengan esos recuerdos que nada ni nadie mejor que ustedes los puedan narrar y recordar una y otra vez y den gracias a Dios por lo maravilloso que ha sido vivir para contarlo.

Facebook

300px SEMARNAT logo18 24

 

 FihLcR 400x400

 

sader 610x389

                      soy outdoor